lunes, 3 de octubre de 2016

Cerrando mi alma al otoño.

El otoño puede llegar, pero no a mi alma. Cierro sus puertas para que no pueda escapar el cariño, la ilusión, las ganas de vivir. Quiero luchar para que las hojas no empiecen a caer, la poesía no me abandone y siempre  tenga que decir...  Cierro mi alma y la vuelvo a abrir llena de esperanzas, de ilusión,  de sentimientos. Donde la soledad y desilusión no puedan entrar...





























No hay comentarios:

Publicar un comentario